DJOKOVIC RECUPERA SU NIVEL A TIEMPO

Novak Djokovic eligió el momento más importante del torneo para recuperar su mejor nivel.

Al serbio se lo vio extremadamente lúcido el viernes y venció sin inconvenientes al francés Julien Benneteau por 6-1 y 6-3 para avanzar a las semifinales del BNP Paribas Open.

El europeo había perdido sets en rondas previas ante Alejandro González y Marin Cilic, pero en esta ocasión tomó el control del partido desde el principio.

“Me sentí muy enfocado en la cancha desde el comienzo y eso era lo que estaba buscando”, aseguró. “Los primeros partidos jugué buen tenis pero tuve algunos altibajos. Hoy fue muy estable desde el primer hasta el último punto. Él cometió muchos errores no forzados y obviamente solo necesité hacerlo jugar un tiro extra y sacar bien. Hice todo lo que quería”.

Djokovic conectó el 66 por ciento de sus primeros servicios, y solamente perdió dos puntos con su primer saque. A eso le agregó siete aces y no tuvo ningún punto de quiebre en contra.

Su rival llegaba tras sorprender a Jo-Wilfred Tsonga y Grigor Dimitrov en partidos consecutivos, pero el ex número uno del mundo y dos veces campeón en Indian Wells (2008 y 2011) fue demasiado para él en esta ocasión.

El nativo de Belgrado lo derrotó por sexta vez consecutiva y lidera el mano a mano por 6-1. Benneteau solamente lo venció en 2006, precisamente en el certamen californiano. El marcador aquella ve fue de 6-3 y 6-4.

Además, el francés no pudo alcanzar su primera semifinal en un ATP World Tour Masters 1000.

El serbio igualó de esta forma su actuación del año pasado, cuando quedó a un paso de la final tras perder con Juan Martín Del Potro por 4-6, 6-4 y 6-4.

Para Djokovic será su sexta vez (cuarta consecutiva) en las semifinales del BNP Paribas Open.

Su rival será John Isner, quien alcanzó las semifinales por segundo año consecutivo tras deshacerse del letón Ernests Gulbis por 7-6(4) y 7-6(3).

Fue precisamente el norteamericano que eliminó a Djokovic aquí en las semifinales de 2012.

“Enfrenté a John aquí hace un par de años y recuerdo ese partido”, apuntó. “Fue 7-6 en el tercero y también perdí uno muy cerrado in Cincinnati el año pasado. Definitivamente no es alguien con el que quieres jugar en el calor y con tal servicio. Es un reto porque no falla mucho con su saque así que debes ser capaz de mantener la compostura desde el primer hasta el último punto y estar listo para jugar tres tie breaks. Eso es todo”.

Djokovic lidera el mano a mano por 4-2, tras vencerlo en dos de tres ocasiones en 2013. La última de ellas fue en el ATP World Tour Masters 1000 de Paris, por 6-7(5), 6-1 y 6-2.

“La clave, sin importar a quien enfrente, es devolver y sacar eficientemente”, resumió. “Tengo que mantenerme firme y no tener lapsos de concentración porque pueden usarlo”.

El serbio va en busca de su primer trofeo de 2014, tras caer en cuartos del Australian Open (ante Wawrinka) y en la final de Dubai (ante Federer).

La última vez que Djokovic llegó a mediados de marzo sin haber ganado un título antes fue en 2006.