DOLGOPOLOV COMPARTE SU FELICIDAD CON LOS FANS

Alexandr Dolgopolov se quedó con un par de zapatillas menos pero reafirmó su candidatura a la corona del BNP Paribas Open. El ucraniano corrió, defendió y se apoyó en su primer saque para derrotar al canadiense Milos Raonic por 6-3 y 6-4 y avanzar de esa forma a las semifinales.

Para celebrarlo, el europeo decidió autografiar y arrojar su calzado a las tribunas del Stadium 1, asegurándose de que una de ellas le cayera a una señora que vino con la bandera de su país.

“Es mejor tirárselas a la gente que tirarlas a la basura,” explicó. “La superficie es muy adherente y yo me deslizo mucho. Cuando lo hago arrastro mi perna izquierda usualmente – si necesito correr mucho en el partido, como hoy que tenía que defender bien, y como contrata Rafa que tuve que correr mucho – es generalmente un par de zapatos por partido. Es así que si hay un agujero en el medio del zapato lo voy a tener que tirar. Es mejor dárselo a la gente”.

Dolgopolov se mostró poco satisfecho por el porcentaje de primeros servicios que fueron adentro (sólo el 54 por ciento), pero los números marcan que cuando lo hizo ganó el 90 por ciento de ellos.

“No creo que haya sacado tan bien como lo hice todo el torneo porque la bola es un poquito más rápida aquí y no pude tener un porcentaje alto”, dijo. “Pero estoy feliz que esté funcionando en los momentos importantes, por ejemplo cuando me concentro y no estoy teniendo buenos porcentajes pero tengo buenos servicios en los puntos de quiebre o en los puntos grandes”.

Los jugadores nunca se habían enfrentado en el circuito pero el ucraniano había advertido que su rival no especularía y que buscaría atacar. Esto casi no sucedió, ya que Dolgopolov quebró a Raonic en la primera oportunidad que tuvo, y eso fue suficiente para llevarse el primer parcial.

El segundo fue más parejo, y el norteamericano parecía que iba por otra remontada (como ante Andy Murray), pero ‘El Perro’ se recuperó de un 0-3 con quiebres consecutivos en el quinto y séptimo juego y logró concluir la duela con su saque. La agresividad está dándole resultados.

“Estoy jugando bien desde la línea de base y estoy sacando fuerte”, avisó. “Por eso el porcentaje baja, pero está funcionando por ahora. ¿Por qué cambiarlo?”

Eso se tradujo en tres quiebres y nueve oportunidades, algo poco común con un gran bombardero como Raonic.

“Estuve realmente rápido hoy”, dijo. “Estuve feliz con eso. Fui capaz de conseguir más devoluciones de lo usual contra él. Él saca realmente fuerte y sabía que tenía que hacer eso, así que estoy complacido de cómo anticipé su saque y estaba realmente concentrado en devolver esos saques”.

Su rival saldrá del juego entre Roger Federer y Kevin Anderson. Sobre el suizo, Dolgopolov dijo que no hay mucho para comentar que no esté escrito. En el único enfrentamiento previo el helvético ganó en 2010 en Basilea por 6-4, 5-2 y retiro de Dolgopolov.

“Ha estado aquí (por mucho tiempo)”, indicó. “Está jugando bien, se lo puede ver”.

En cuanto al sudafricano, con el que tiene récord de 1-1, el ucraniano dijo que deberá tener cuidado. “Con Kevin se puede ver en sus últimos torneos”, dijo. “Me ganó en Acapulco (6-1, 5-7 y 6-4) y está siendo realmente sólido. Se hizo más sólido desde la base y todavía tiene un saque gigante que causa problemas. Como vimos [el jueves] le ganó a Wawrinka. Hablaré con mi equipo para saber lo que tengo que hacer, dependiente de quien gane y cómo va el partido”.

Mientras tanto, Dolgopolov ya está instalado en su primera semifinal de un ATP World Tour Masters 1000 y se ve con confianza para quedarse con el título.

“¿Por qué no?”, se preguntó en voz alta. “Llevo tres semanas jugando bien. Estoy fresco y me sentí bien físicamente. “Estoy lo suficientemente confiado para salir a jugar buen tenis”.

Sus aficionados esperan más victorias. Y más zapatos, obviamente.