PARA LOS BRYANS INDIAN WELLS "ES COMO JUGAR EN CASA"

El año pasado Bob y Mike Bryan rompieron su maldición personal tras 18 participaciones y tres finales en el BNP Paribas Open y ahora parecen haberle agarrado el gusto.

Los hermanos californianos se consagraron bicampeones en Indian Wells tras vencer el sábado por la noche a la pareja formada por el brasileño Bruno Soares y el austríaco Alexander Peya por 6-4 y 6-3.

La final marcó el enfrentamiento entre las dos mejores duplas del mundo y las preclasificadas 1 y 2. “Demostramos que no fue casualidad el año pasado”, bromeó Mike. “Es raro. No pudimos ganarlo durante [varios] años y ahora lo hicimos dos veces seguidas. No hemos perdido aquí en tres años porque nos enfermamos hace un par de años. Indian Wells ha sido bueno con nosotros recientemente. Nos enfocamos en jugar bien aquí. Se siente como el Masters más importante para nosotros porque es como jugar en casa”.

El punto de inflexión llegó en el noveno juego del primer set, donde los mellizos levantaron una desventaja de 0-30 para luego conseguir el quiebre y el parcial.

“Estábamos un break arriba y nos quebraron a nosotros”, indicó Mike. “Resistimos en el noveno juego y el partido podría haber cambiado a su favor. Si conseguían el break podían ganar el primer set y escaparse. Fue importante. Un par de puntos aquí y allá pero fue [un partido] muy peleado. Ellos son claramente la pareja número dos del mundo. Siempre que los enfrentamos es una batalla”.

Los Bryan se convirtieron además en la primera pareja en ganar dos torneos ATP World Tour en 2014. Solamente el canadiense Daniel Nestor había ganado dos competiciones (Brisbane con el polaco Mariusz Fyrstenberg y Sídney con el serbio Nenad Zimonjic) hasta la fecha.

Tras su segundo título de la temporada (después de Delray Beach), la corona en Indian Wells se convirtió en el trofeo número 95 de la mejor dupla del mundo y su récord en finales es ahora de 95-49. Los hermanos confesaron que su próxima meta ahora pasa por llegar al ansiado título número 100.

“Estamos apuntando a los tres dígitos”, aseguró Bob. “Es un lindo número redondo y nos encantaría perseguirlo en el futuro cercano. Ojalá lleguemos ahí este año. Si lo hacemos significará que tuvimos un buen año”.