LA FELICIDAD DE FEDERER POR JUGAR MÁS LIBRE

El viento del Stadium 1 sopló para ambos jugadores pero solamente afectó a uno. Roger Federer jugó por encima de cualquier fenómeno meteorológico y derrotó fácilmente al ucraniano Alexandr Dolgopolov por 6-3 y 6-1 para avanzar a su quinta final en el BNP Paribas Open.

El helvético mostró un juego pragmático y efectivo, neutralizando los embates de su contrincante y mostrando una aptitud defensiva que hacía mucho no veíamos en él.

“Estoy jugando más libremente en general y con más confianza porque puedo ir por bolas sin pensar”, avisó. “Puedo levantarme por la mañana sin sentir dolor y puedo irme a la cama sin preguntarme si me sentiré bien mañana. Entonces estoy automáticamente más inspirado y más feliz como resultado”.

Dolgopolov resumió la diferencia de la manera más simple posible. “Creo que el mayor problema fue que no me ajusté a las condiciones tan bien como lo hizo él”, dijo el ucraniano.

Federer señaló que los tenistas no juegan con frío intenso, pero a veces lo hacen en el calor extremo de Australia o bajo la lluvia en arcilla. Claramente, el oriundo de Basilea ha pasado virtualmente por cualquier situación posible en una cancha de tenis.

“Creo que Alexandr ha visto bastante también, así que quizás una pequeña ventaja”, confesó. El ex número uno del mundo sufrió de diversos problemas de espalda durante 2013, y reconoció que eso lo llevó a cuestionarse muchas cosas, incluso su manera de entrar en calor.

“Creo que jugando al fútbol me lesioné la espalda, solo pasando [la bola]”, dijo. “Creo que pasó por otra cosa, pero me di cuenta que mi espalda era realmente frágil. Ahí fue que puse todo en duda y realmente tuve que volver a pensar mis rutinas”.

Federer logró superarlos, y hasta el momento está atravesando un gran 2014, que incluso está superando sus propias expectativas. “Los resultados son mejores de los que pensé que serían”, indicó. “Esperaba jugar mejor en marzo/abril, más o menos alrededor de esta fecha. Quizás en Miami, quizás en polvo de ladrillo, en esa época. Es muy alentador y súper positivo”.

El suizo de esta forma buscará su quinta corona en Indian Wells tras ganar en 2004, 2005, 2006 y 2012. Su rival saldrá del ganador de la segunda semifinal, que disputarán el estadounidense John Isner y el serbio Novak Djokovic.

Al primero ya lo derrotó precisamente aquí en la final de la edición 2012. Aquella vez el marcador fue 7-6 (7) y 6-3. El suizo lidera el mano a mano por 4-1.

“Me gusta jugar contra John”, aseguró. “Tiene un servicio increíble y me llevo muy bien con él. Siempre estamos bromeando y como siempre me gusta el reto de un gran sacador”.

Contra Djokovic el récord es más parejo, ya que el suizo tiene foja de 17-15. El último enfrentamiento entre ambos fue en la final de Dubai en febrero, y allí Federer venció a ‘Nole’ por 3-6, 6-3 y 6-2.

“Hemos tenido grandes partidos siempre”, recordó. “Hemos jugado aquí antes también. Son de esos partidos en los que los dos sabemos que esperar y más ahora que acabamos de jugar en Dubai y también en Paris y Londres a fines del año pasado. Creo que está fresco y confiado de tratar de ganar porque no ha jugado muchos torneos esta temporada. Creo que realmente lo desea y será un reto para mí aceptarlo y pelear”.

De ganar, el suizo se alzaría con su título número 22 en torneos ATP World Tour Masters 1000. Además, el título en Indian Wells significaría el ascenso de Federer hasta el puesto número 4 del ATP Emirates Ranking.