Fish Encuentra Esperanza en el Desierto

Billie Weiss/BNP Paribas Open

Parece poco probable que un pez (fish en inglés) pueda surgir en el desierto, pero no es el caso del popular estadounidense Mardy Fish, quien volverá el jueves al tenis en el BNP Paribas Open.

Fish debuta ante el estadounidense Ryan Harrison en el tercer partido del Estadio 1. Será el primer partido de Fish en 18 meses.

Hace tres años, Fish comenzó a sufrir de problemas al corazón que fue diagnosticado como una arritmia cardíaca. Se la realizó un procedimiento para solucionar el problema.

Pero luego Fish comenzó a sufrir de impedimentos psicológicos. El nativo de Minnesota, que ahora pasa la mayor parte del tiempo en Los Ángeles, se tuvo que retirar del circuito tras otro breve periodo afuera anteriormente. Era el verano de 2013.

"Te hace cuestionar... si aún queda ese fuego y deseo que necesitas", dijo Fish tras perder ese verano, jugando sólo un torneo más antes de retirarse del juego. 

Pero este enero, casi un año después, Fish anunció en Twitter que volvería en el BNP Paribas Open. Es su segundo intento en tres años. El hecho de no poder retirarse en sus condiciones lo molesta.

"Quería un camino distinto para retirarme", dijo Fish en una entrevista al New York Times. "Me permití la oportunidad de al menos intentar jugar una vez más".

El BNP Paribas Open es un evento en el cual Fish ha tenido mucho éxito. En 2008 venció al No. 1 del mundo Roger Federer, favorito No. 4 Nikolay Davendenko y No. 7 David Nalbandian, antes de perder con el No. 3 Novak Djokovic en una mítica final a tres sets.

Al año siguiente, Fish hizo dupla con Andy Roddick para ganar el dobles de Indian Wells, superando a Rajeev Ram y Max Mirnyi 3-6, 6-1, (14-12) ante uno de los públicos más comprometidos con el dobles que se haya visto.

A Fish le hacía más sentido volver en un evento grande como el BNP Paribas Open, ya que está a escasa distancia de su casa en el Sur de California.

Sobre la ansiedad de Fish, está controlada con medicamentos y dice que ha mejorado con el tiempo ya que ha aprendido a controlar sus ataques de ansiedad y espera que su regreso ayude a otros.

"Hay millones de personas que sufren de eso", dijo Fish. "Puede ser vencido. Puede ser conquistado. Intentaré mostrar a la gente que es posible al más alto nivel".