El año mágico de Víctor Estrella

2014 Getty Images

Difícil para un auténtico guerrero de la raqueta encontrar 12 meses mejores que los que está teniendo Víctor Estrella Burgos hasta la fecha.

El tenista dominicano logró en el último año calendario alcanzar el anhelado sueño de entrar a la élite del tenis mundial, y prácticamente un año después alzarse con su primer título ATP.

“Creo que es fenomenal, para mí ha sido fantástico hacer el cambio como lo hice de Challengers a ATP y empezar a ganar partidos en ATP”, confesó. “Creo que para mí es un sueño hecho realidad”.

En febrero de 2014 Estrella disputaba la gira latimoamericana de Challengers, y su primer gran momento llegó en Ecuador. Allí, el derecho de 34 años no solo se llevó el trofeo sino que logró juntar por primera vez suficientes puntos para entrar al Top 100.

“Para todos los tenistas, y en especial para mí, era un sueño que venía desde hace mucho tiempo”, avisó. “El 26 de febrero, cuando gané en Salinas, me acuerdo la fecha, entro al Top 100 por primera vez y después de tanto tiempo. Desde ahí se convirtió todo en una magia. Empecé a bajar de ranking, no salí del Top 100 y voy bajando poquito a poquito, defendiendo algunos torneos que tenía que defender, y sumando”.

Ese camino lo vio avanzar a segunda ronda en Queen’s (en césped), llegar a la semifinal en Bogotá, alcanzar la tercera ronda en Washington y culminarlo con la tercera ronda en el U.S. Open, tras dejar en el camino al holandés Igor Sijsling y al prometedor croata Borna Coric.

“Creo que estos han sido 12 meses muy positivos, ganando partidos a jugadores buenos y eso te da mucha confianza”, explicó.

Entre sus víctimas en 2014 figuran Richard Gasquet, Bernard Tomic y Julien Benneteau, entre otros. Sin embargo, la coronación llegó hace poco más de un mes, y la casualidad diría que sucediera nuevamente en tierras ecuatorianas.

“Llegó febrero de este año y fue especial también porque en febrero de 2014 fue que llegué al Top 100 y en febrero de este año apareció Quito”, recordó.

En Quito, Estrella tuvo su semana soñada, y tras sortear a Andre Ghem, Renzo Olivo, Martin Klizan, Thomaz Bellucci y Feliciano López, finalmente tocó el cielo con las manos. Ese momento fue tan fuerte que le tomó horas, y hasta algunos días, para finalmente procesarlo.

“La verdad es que al principio, terminé el partido muy motivado y muy emocionado”, relató. “Me tiré al piso en la cancha y se me salían las lágrimas pero durante la premiación estaba sentado y muy tranquilo. Mi entrenador [el argentino Alejandro Fabbri] me hacía señas y me decía ‘estás loco, estás loco’. Me paré, pensando que hice algo malo, y me dijo ‘¡ganaste un ATP y estás sentado!’. Todavía no lo había asimilado bien. Luego en la noche me fui aflojando y cuando llegué a Santo Domingo me di cuenta que lo importante que fue. Lo viví con mucha emoción”.

Su racha no se detuvo, ya que la semana siguiente viajó al Challenger de Morelos (México) y aprovechando el envión anímico se llevó el título, derribando una nueva barrera al entrar al Top 50. Nada mal para un veterano de 34 años, quien sacó su primer punto profesional en 2002 y quien estuvo alejado del tenis durante todo el 2005.

“Me llena de mucha satisfacción y de mucho orgullo”, aseguró. “Volví a jugar a los 26 años, ya de grande, y volví pensando en este momento, en ganar un ATP y estar entre los mejores 100 del mundo. Lo fui logrando pero creo que cuando me lesioné en 2012, ahí fue que empecé a decir que era lo que quería hacer. Se ha dado todo bastante bien, tengo una buena posición, no defiendo nada por ahora, y espero disfrutar el momento”.

Estrella Burgos llega al BNP Paribas Open a jugar su primer cuadro principal en Indian Wells, algo que según él nunca hubiera podido conseguir si no se hubiera curtido en las ligas menores del deporte blanco.

“La verdad que sin dudas fue una escuela bastante importante”, dijo en referencia a los torneos Futures y Challengers. “Sufrir, batallar en los futuros, donde no cuentas con el tipo de comodidades que ves en estos torneos, en los Masters 1000 o los Grand Slams. Sin dudas ha sido muy positivo pasar por los futuros, en Sudamérica, los que jugué en mi país y luego los Challengers. Para mí haber ganado el título es importante por haber pasado todo eso y hacerlo a mí edad”.

Ya instalado en los primeros planos, el oriundo de Santiago de los Caballeros sabe que el reto es mayor, pero está 100 por ciento listo para afrontarlo.
“La parte tenística es de mayor nivel y mayor consistencia”, opinó. “La preparación física de cada jugador que está metido es mucho mejor y obvio que mentalmente estás más preparado porque sabes que vas a jugar contra jugadores más duros. No es lo mismo jugar contra un jugador que está 30 o 15 del mundo que jugar contra uno que está 150. Ya uno entra con otra mentalidad. Creo que aparte de esas tres cosas, la parte emocional juega un papel muy importante. Cuando vienes con confianza puedes jugar bien en cualquier parte y hacer buen papel”.

Estrella Burgos debutará el viernes ante el alemán Michael Berrer, procedente de la clasificación.