Novak Djokovic es un Hombre Cambiado

Billie Weiss/BNP Paribas Open

El campeón defensor del BNP Paribas Open, Novak Djokovic, ha tenido muchos cambios en su vida desde el año pasado.

Djokovic conquistó el trofeo de Wimbledon por segunda vez. Luego el serbio se casó con Jelena Ristic en julio. En octubre recibieron a su primer hijo, Stefan. Suménle a eso dos perros, y Djokovic tiene las manos bastante ocupadas.

Toda la familia está con Djokovic en el BNP Paribas Open.

"(Stefan) está acá y los dos perros también. Ahora me siento como si estuviera de vacaciones. Es un descanso", dijo Djokovic, para hacer reír a la prensa. "Claro que estoy bromeando.

"Es fantástico ser padre, el conseguir eso en la vida. Ser padre y compartirlo con tu amor, tu esposa. Y los perros también están. Los consideramos niños, no animales. Realmente los cuidamos, no sólo jugamos con ellos. Ellos aman a Stefan y él los ama a ellos. Se da cuenta de ellos, saben cuándo están y qué son. Son hermanos. Es una gran familia".

Como con todo, Djokovic habla de su familia con carisma y humor.

Pero Djokovic está encendido. También sumó el título del Abierto de Australia. Y el jueves recibió el homenaje del torneo al presentar su mural del campeón.

En el BNP Paribas Open Djokovic tuvo la gran irrupción de su carrera cuando hizo final por primera vez en 2007. Djokovic aprovecharía su éxito para entrar al Top 10 y ganar su primer Grand Slam en el Abierto de Australia.

Djokovic ha ganado tres veces el título de Indian Wells, y está segundo con Jimmy Connors, Michael Chang y Rafael Nadal entre los máximos ganadores. Roger Federer tiene el récord con cuatro.

Con todo el éxito, aún hay un título que lo elude, el de Roland Garros. 

"En general sé que la principal prioridad es el Abierto de Francia", dijo Djokovic. "Aún es muy pronto para hablar de ello. La diferencia con esas metas es que no me presionaré demasiado. No quiero perder demasiada energía pensando si lo lograré.

"El Abierto de Australia es el Grand Slam que nunca he ganado, pero he tenido muy buenas actuaciones. He jugado un par de veces la final, un paso más cerca, y uso las derrotas como una manera de crecer mental, física y emocionalmente como jugador para entender que debo hacer mejor".