Pablo Cuevas está de vuelta y mejor que nunca

El circuito de la ATP conoce de varios casos de jugadores talentosos que vieron sus carreras interrumpidas por fatídicas lesiones o enfermedades.

En los últimos años los fanáticos del tenis masculino se han perdido la chance de disfrutar a Mario Ancic, Joachim Johansson, Robin Soderling y Fernando González, entre otros, durante muchos años más, y Pablo Cuevas estuvo cerca de sumarse a dicha lista de víctimas.

El uruguayo estuvo marginado del deporte blanco entre mayo de 2011 y abril de 2013. En ese ínterin se sometió a dos operaciones en su rodilla derecha que amenazaron con privarle de la fantástica racha que atraviesa desde su regreso. 

“Estoy pasando por un momento muy lindo después del tiempo que estuve fuera de las canchas”, le cuenta al sitio en español del BNP Paribas Open. “Lo estoy disfrutando mucho y estoy jugando un buen tenis. Espero poder jugar unos cuantos años más, estar en este nivel y ojalá pueda mejorarlo también”.

Cuevas sufrió bastante la espera y debió dejar atrás las dudas y la incertidumbre. Sin embargo, el nivel demostrado justo antes de aquella osteocondritis fue lo que mantuvo encendida la llama de la esperanza. En los meses previos al infortunio en 2011, el sudamericano había derrotado a Jo-Wilfried Tsonga en Estoril (Portugal) y a Andy Roddick en el Masters 1000 de Miami.

“De alguna manera me lo imaginé en todo ese tiempo que estuve parado”, aseguró. “Antes de la lesión venía jugando muy bien, estaba [52] en mayo, que fue cuando me lesioné, y ese año venía consiguiendo mis mejores victorias y me quedó una sensación buena. En esos dos años como que me quedé con esa buena sensación y sentía que tenía más para dar si volvía a estar bien físicamente”.

Cuevas no solo volvió, sino que lo hizo con bombos y platillos. En los últimos nueve meses el derecho sumó sus primeros tres títulos ATP tras coronarse desde la clasificación en Umag (Croacia), y luego en Bastad (Suecia), ambos en 2014, y Sao Paulo (Brasil), este último a mediados de febrero de este año.

“Tienes que soñar un poquito las cosas para que sucedan y me lo imaginaba así y obviamente estoy contento porque una cosa es imaginarlo y otra cosa es realizarlo”, confesó. “Estoy contento por haber sido cabeza dura, por haber seguido trabajando  y seguir creyendo en mí”.

Pese a su gran presente, el oriundo de Concordia no se detiene.

“Estoy contento con lo que estoy haciendo pero me gustaría poder estar dentro de los 10 mejores”, apuntó. “La idea es poder seguir de esta manera. Después de lo que viví es importante poder disfrutar este camino, que hay que trabajar, estar metido y sacrificar un montón de cosas, pero dentro de todo ese trabajo poder disfrutarlo”.

Actualmente ubicado en el puesto 23 del ranking ATP World Tour, la mejor posición de su carrera, Cuevas agregó que no se siente tan lejos de la elite.

“Por un lado son 13 puestos, pero a medida que te vas acercando son cada vez más puntos y hay que empezar a jugar bien en los torneos grandes”, reconoció. “Es un poco como un sueño, sería lo máximo meterme ahí pero creo que tampoco estoy tan lejos. El estar donde estoy, con los partidos y torneos que vengo ganando, creo que lo puedo hacer. Sin dudas tengo que mejorar y convencerme sobre todo de que lo puedo lograr”.

Para llegar a ese objetivo el camino comienza en el BNP Paribas Open, donde por primera vez encarará el cuadro como preclasificado, con el beneficio de empezar en segunda ronda y siendo favorito al menos en su primer partido.

“No sé si con favoritismo pero sí con otra tranquilidad y con otros tiempos”, aclaró. “Vienes relajado, aunque no sé si esa es la palabra, pero sabiendo que arrancas en segunda ronda. En mi caso siempre las primeras rondas son difíciles, pero a priori antes de empezar a jugar siento que está bueno salir adelantado. Lo siento de otra manera, como que estoy más tranquilo. El hecho de estar tranquilo afuera, por lo general, hace que vayas a jugar y sueltes todo lo que hay adentro y que no estés reprimido y salga lo mejor de vos. Ojalá sea así”.

Cuevas se medirá el sábado al veterano finlandés Jarkko Nieminen, quien superó en primera ronda al holandés Thiemo De Bakker (proveniente de la clasificación) por 7-6(3) y 6-4.