Delbonis y la búsqueda de la regularidad

©Getty Images

Federico Delbonis consiguió el jueves la primera victoria de su carrera en el BNP Paribas Open, un paso adelante en su búsqueda de la regularidad que anhela.

El argentino dejó en el camino al serbio Dusan Lajovic por 6-4 y 6-3 y confirmó su buen momento.

“Vengo bien, con un par de semanas buenas”, aseguró. “Es positivo entrelazar semanas y también bueno porque vine de jugar Copa Davis el lunes y cambiar de superficie. Fue muy positivo haber ganado”.

Precisamente la Copa Davis lo convirtió en héroe en su país natal. El oriundo de Azul fue el encargado de liquidar la serie, ganándole el quinto punto a Thomaz Bellucci de Brasil en un cruce con todos los condimentos posibles. El triunfo fue conseguido a lo largo de dos días y llegó luego de una épica batalla entre Leonardo Mayer y Joao Souza, un partido que ganó el rioplatense tras más de seis horas de juego.

“No me podía aislar”, dijo en referencia a la dulce espera antes de saltar a la cancha para el partido definitorio. “Vi todo el partido por televisión y sufrí al igual que todos los que estaban afuera. Fue complicado, había momentos en los que podía entrar a jugar, como en el tercer set, y después que no sabía si iba a jugar porque Souza estaba un break arriba. Fue un cúmulo de cosas y cuando terminó el partido obviamente me alegré y me dio una energía gigante Leo por darme esa oportunidad. Con lo que él había entregado, lo mínimo que podía hacer era dejarlo todo más allá del resultado. Obviamente que después de seis horas estando sentado fue un poco complicado y tuve que entrar en calor”.

Delbonis ganó el primer set de dicho cotejo el domingo por 6-3, antes de que este se pospusiera hasta el lunes.

“Fue bueno jugarlo en dos partes, por esa adrenalina que se vivió y fue bueno irme un set arriba el domingo y empezar el lunes con la tranquilidad de ya tener el set y haber vivido la experiencia”, relató. “Ya tenía un set en Copa Davis”.

El zurdo fue escogido para definir la serie, en reemplazo de un Carlos Berlocq que había caído el viernes en singles y el sábado en dobles. Delbonis tomó el reto con naturalidad y no falló.

“Yo estaba preparado para todos los puntos”, avisó. “Al principio estaba preparado para jugar con Thomaz Bellucci el viernes. También estaba entrenando para el dobles pero dependía un poquito de Charly y cómo se sentía. Se dio así y estoy contento de haberle dado un punto a Argentina, no importa cuál y más por cómo venía y todo lo que había entregado Leo. Darle mi punto fue como decirle ‘gracias’ por haberme dado esta chance de haber jugado y haberme sacado la espina de jugar en casa”.

El triunfo, consumado en cuatro sets, le permitió extender un buen momento que, según él, no siempre se tradujo en los resultados esperados.

“Obviamente que siempre ganar te da un plus en la confianza”, explicó. “Venía bien, trabajando, y se me venían dando los resultados. Desde la pretemporada venía trabajando bien. Había hecho unas siete semanas muy intensas y en la gira de cemento no me fue bien pero jugué cinco sets con [Nick] Kyrgios [en el Abierto de Australia] y sentía que estaba jugando bien. Después, poquito a poco, lo fui entrelazando y así me está yendo. Los resultados se van a dar cuando se acomoden ciertos factores pero lo importante es trabajar bien y estar preparado cuando te toque la buena racha para poder aprovecharla lo máximo posible”.

Delbonis ingresó al Top 100 a mediados de 2013 y desde entonces se ha mantenido firme en ese selecto grupo de jugadores. Esto le ha dado la chance de jugar los mejores torneos del mundo, y por ende, sumar experiencias irremplazables.

“El año pasado jugué casi todos los Masters 1000 y no me fue bien, y eso obviamente te perjudica en el ranking porque al entrar tienes que ir obligatoriamente”, indicó. “Yo ahora con el ranking puedo elegir y obviamente que jugar esos torneos, poder ir y codearte con los mejores, te hace crecer de forma profesional, por más que no ganes. Para mí fue importante y también fue importante mantenerme dentro de los 100 primeros”.

Eso le permitió hacer un cambio de mentalidad y programar su calendario con más sabiduría.

“Este año lo veo con otra perspectiva y puedo elegir más”, reconoció. “Ya tengo una experiencia, aunque sea mínima. Antes iba más como a ver qué es lo que sucedía y ya ahora voy y apunto a esto o a lo otro y eso es bueno de cara a la segunda mitad del año que no tengo tantos puntos, para poder jugar ATP o si tengo que jugar algún Challenger u otra cosa para poder sumar y alcanzar el objetivo, que es bajar el ranking lo máximo que se pueda”.

Propenso a picos altos y baches prolongados, Delbonis está comprometido en encontrar regularidad a un alto nivel.

“A lo que le estamos tratando de apuntar es a encontrar una consistencia que el año pasado no tuve”, concluyó. “Por ahí tuve picos altos pero no tuve una media alta, y no podía entrelazar. Quiero llegar a esos picos altos y mantener un nivel estable a la semana siguiente, o la anterior, para mantenerme competitivo y tener la chance de sumar todas las semanas. Eso es obviamente parte del aprendizaje y es bueno para poder mantenerme durante varios años en el circuito y saber que si tengo una racha que no es buena, que tengo todo el año para que me vaya bien, en cualquier superficie”.