Un día en el desierto: cinco preguntas a Kayla Day

© 2017 Jared Wickerham/BNP Paribas Open

La wildcard estadounidense Kayla Day dio que hablar en el BNP Paribas Open esta semana, cuando la joven de 17 años venció a la sembrada No. 32, Mirjana Lucic-Baroni, antes de llevar a la vigente campeona de Roland Garros, Garbiñe Muguruz,a a un tercer set en su choque de la tercera ronda. La nativa de Santa Bárbara que ahora reside en Long Beach, California, cerca de la instalación de USTA en Carson, donde ha entrenado durante los últimos ocho años. Hablamos con ella después de su audaz actuación contra Muguruza en el Estadio 1.

P: La mayoría de los jóvenes de 17 años de Santa Bárbara probablemente se preocupan más por su próximo Snap o salir a la playa, pero estás aquí enfrentando a una campeona de Grand Slam en una de las mayores etapas del deporte.

Kayla Day: Estoy muy contenta conmigo misma. Muchas personas de mi edad no saben lo que van a hacer, la planificación de la universidad. Estoy contento de haber encontrado mi carrera tan temprano. Significa mucho para mí poder estar aquí con los mejores jugadores del mundo.

P: Preséntate a nosotros. ¿Qué quieres que sepamos de ti?

KD: No soy muy seria fuera de la cancha. Me gusta hacer bromas. Tengo una personalidad bastante fuerte, pero no tan seria. Me gusta mantener las cosas ligeras. Pero en el court me han dicho que tengo una mirada de muerte. Sonrisas

P: Ganaste el desafío del wild card del Abierto de Australia Open Card Challenge y hoy llevas a Muguruza a un tercer set. Estas victorias deben estar haciéndote bien.

KD: Todas estas victorias ayudan mucho a mi confianza. Cada lugar al que voy experimento un nivel superior y aparecen canchas más grandes y más grandes. Creo que estoy más cómoda cada vez que voy allí. Cuando salí contra Madison Keys en el Louis Armstrong Stadium, era el conejillo de indias. Fue una gran experiencia, pero con cada experiencia voy aprendiendo y la próxima vez es más cómodo. La próxima vez en la misma situación puedo terminar ganando, porque me siento más cómoda.

P: ¿Qué estaba pasando por su mente en ese segundo set cuando se fue de golpe a golpe contra Muguruza?

KD: Ella estaba jugando bien en cada punto de quiebre [en el segundo set]. En 5-6, cuando estaba roto, creo que todavía tenía un juego de servicio bastante decente. Creo que ella aumentó su juego un poco. Eso fue una especie de mala suerte, pero hay una razón por la que ella es Top 10 en el mundo.

P: ¿Quiénes eran tus ídolos de tenis?

KD: Kim Clijsters, Nadal, Federer. Realmente me gustó Kim Clijsters cuando estaba creciendo.