El placer de Donald: abrazar un gran momento

© Billie Weiss/BNP Paribas Open

En estos días todos hablan de tipos como Taylor Fritz, Frances Tiafoe, Stefan Kozlov y Reilly Opelka, todos de 19 años, cuando el tema es el futuro del tenis estadounidense. Es un verdadero #NextGenATP Rat Pack, con los fans de los colores rojo, blanco y azul depositando su esperanza en al menos uno o dos de ellos para irrumpir en este deporte.

Donald Young seguro podría haber usado un grupo como ese para tener alguien con quien compartir el foco. Pero eso sucede cuando eres un fenómeno por delante de tus compañeros de edad, que sube a la cima de las listas de ITF y gana sus primeros puntos ATP World Tour sólo 10 días después de su cumpleaños número 15 cumpleaños. Que las tintas de su indumentaria son Nike, Head, además del gigante de gestión deportiva IMG. Y todo eso antes de obtener una licencia de conducir.

"Desearía haber tenido eso cuando estaba subiendo", dijo Young, hoy No. 60 en el mundo y en octavos de final del BNP Paribas Open. "Estaba un poco enfocado en mí".

Esta semana, Young ya ha conseguido impresionantes victorias sobre su compatriota Sam Querrey, cabeza de serie No. 23 y que venía de ganar el título en Acapulco, y el No. 14 del mundo, el francés Lucas Pouille.

LEA: YOUNG ENFRENTARÁ A NISHIKORI

"Es por lo que trabajas duro y compites", dijo Young, quien está en la cuarta ronda por sólo la segunda ocasión en 34 apariciones en torneos ATP Masters 1000. "Es mi trabajo. Estaba hablando con un amigo y charlábamos qué otra cosa tengo que hacer en este momento que para mejorar en el tenis y jugar y disfrutar. No voy a estar aquí para siempre, así que voy a tratar de sacar el máximo partido de ello".

La última vez que Young estuvo jugando con tal consistencia (este año lleva 10-4) fue en 2011, cuando publicó terminó la temporada como No. 39 del mundo.

"Ahora estoy ganando algunos partidos difíciles", dijo. "He ganado tres o cuatro matches donde los otros chicos ganaron más puntos que yo. Así que estoy feliz de estar jugando los big points. Estoy feliz de conseguir la "W." Eso es lo que importa al final del día y pasar a la siguiente ronda. Y sentirse bien consigo mismo y la progresión que estés teniendo.

Es alarmante pensar que a los 27 años Young ya es un veterano del circuito, con 12 años. Él ha tomado sus golpes en el camino, ya que tanto los aficionados y los medios de comunicación se impacientaron por un Top 10 que nunca llegó. Pero el originario de Atlanta parece estar en paz ahora, como si hubiera llegado a un acuerdo con todo lo que se esperaba de él.

"No tuve elección", dijo Young, quien luego enfrentará al ex-enemigo junior Kei Nishikori. "Puedes ser amargo, irte, conseguir un trabajo regular - que no es malo - pero me encanta el tenis. Me encanta jugar. Si estoy fuera de la cancha por dos, tres días, lo extraño. ¿Qué otra cosa es mejor de hacer? Simplemente no quiero desperdiciar esta habilidad dada por Dios. Simplemente no abandones tu trabajo si tienes un par de días malos o un mal año. Estoy feliz".