Roger vs. Rafa XXXVI: una rivalidad inigualable

Hemos completado el círculo. La última vez que se enfrentaron tan temprano en un cuadro fue en su primer encuentro, en 2004, por la tercera ronda del Masters de Miami, cuando Rafal Nadal, de 17 años de edad, sin mangas y seguro de sí mismo, presentó al torero con mentalidad de matador y sorprendió al mejor clasificado Roger Federer con un 6-3, 6-3 electrizante. Unos 13 años y con 34 frente a frente después se reencontrarán, esta vez en los octavos de final del BNP Paribas Open, con una rivalidad plena, vibrante y, como siempre, relevante.

“Nadal”
Programación del Miércoles

Con Federer fuera durante la segunda mitad de 2016 para recuperarse de una cirugía de rodilla, y Nadal luchando por recuperar su formidable forma anterior en medio de paradas por lesiones, muchos comenzaron a preguntarse si los treinta y algo les depararía un nuevo Grand Slam a ellos. Ambos silenciaron a los escépticos en enero pasado, en el Abierto de Australia, cuando Federer obtuvo su récord de 18 títulos Grand Slam con un triunfo épico por 6-4, 3-6, 6-1, 3-6, 6-3 sobre Nadal.

Como el destino lo tenía dispuesto, se reunirán de nuevo aquí, en el BNP Paribas Open. La esperanza que los adictos al tenis tenían desde que se sorteó el Grupo de la Muerte por fin se ha concretado.

"Creo que me ha convertido en un mejor jugador", afirmó el décimo del mundo Federer en Melbourne. "Debido a la forma en que me juega, es un rival complicado. Lo he dicho abiertamente y para mí sigue siendo el último desafío jugar contra él".

"Es emocionante para los dos que todavía estamos aquí y todavía estamos luchando por eventos importantes", coincidió Nadal, el No. 7. "Eso es muy especial. Es la combinación de dos estilos diferentes que hace que los partidos sean realmente especiales".

De sus 35 encuentros anteriores, 31 fueron en semifinales o finales. Tal vez por eso su encuentro en una ronda preliminar aquí se siente tan extraño. Nadal ha dominado la rivalidad general por 23-12. La más destacada fue su victoria 6-4, 6-4, 6-7(5), 6-7(8), 9-7 en la final de Wimbledon 2008, en el que no han dudado en llamar "El partido más grande de todos los tiempos". Marcó el primer avance del español en el césped del All England Club, también conocido como "The House That Roger Built". "Dios, me está matando", confesó un Federer lloroso al quedar corto contra Nadal, por 7-5, 3-6, 7-6 (3), 3-6, 6-2, en la final del Abierto de Australia 2009.


Los cinco encuentros Roger-Rafa de todos los tiempos:

• Final de Wimbledon 2008: Nadal def. Federer 6-4, 6-4, 6-7 (5), 6-7 (8), 9-7
• Final del Abierto de Australia de 2017: Federer def. Nadal 6-4, 3-6, 6-1, 3-6, 6-3
• Final del Abierto de Australia 2009: Nadal def. Federer 7-5, 3-6, 7-6 (3), 3-6, 6-2
• Final de Wimbledon de 2007: Federer def. Nadal 7 - 6 (7), 4 - 6, 7 - 6 (3), 2 - 6, 6 - 2
• Final de Masters de Roma 2006: Nadal def. Federer 6-7 (0), 7-6 (5), 6-4, 2-6, 7-6 (5)


Sin embargo, Federer ha tenido finales felices también. De su récord de siete títulos de Wimbledon, dos han llegado a expensas de Rafa (2006-2007).

Esta será la tercera pelea entre ambos en el Indian Wells Tennis Garden. Fededer ganó la semifinal de 2012, por 6-3, 6-4, mientras que Nadal devolvió el favor el año siguiente en los cuartos de final, por 6-4, 6-2. Entre ellos, han representado colectivamente siete de los últimos 13 títulos de Indian Wells.

Federer
Grupo de la Muerte #BNPPO17

"Creo que es una parte desafortunada del sorteo para todos", dijo Nadal después de su victoria de tercera ronda, por 6-3, 7-5, sobre su compatriota Fernando Verdasco. "No es bueno, porque los buenos jugadores van a salir temprano, en este caso, no importa si todo el mundo está jugando bien, porque de nuestra parte del sorteo, sólo uno de nosotros va a estar en las semifinales. Eso es difícil, pero eso no sucede todas las semanas. Lo único que podemos hacer para evitarlo es estar en una posición más alta en el ranking".

Volviendo el reloj este martes en Indian Wells, Nadal hizo una pausa para reflexionar sobre ese primer encuentro en Miami hace tantos años.

"Fui a la pista y no tenía nada que perder", recordó Nadal. "Tenía mucha motivación para jugar contra el No. 1. En ese momento tenía 17 años. Y para mí jugar contra Roger no importaba que fuera en esa primera ronda. No siento que fuera mala suerte. Para mí fue un partido hermoso y traté de salir a la cancha a disfrutar y luchar por ella".

Hay ciertamente mucho más en juego que un resultado en estos días cuando Federer y Nadal se enfrentan. Pero a medida que se acercan a la parte final de sus carreras, existe la sensación de que cada uno está disfrutando de estos momentos tanto como siempre. Y nosotros también.