Kyrgios busca su destino

© Matt Hazlett/BNP Paribas Open

Nadie ha cuestionado las habilidades de Nick Kyrgios en una cancha de tenis. Desde que se convirtió en profesional en 2013, el australiano ha sido catalogado como uno de los jóvenes talentos más atrevidamente atléticos en el juego, una fuerza eléctrica de 1,93 metro que puede imponerse a voluntad con un saque abrumador y un golpe a golpe que envía a sus oponentes corriendo hacia las esquinas.

 

"Puede, literalmente, golpear a los jugadores fuera de la cancha", dijo el compatriota John Millman. "Tiene armas en ambos lados y creo que tiene uno de los mejores servicios del mundo".

 

"Cuando su saque está inspirado, básicamente no tienes oportunidad", repitió Dustin Brown.

 

Tomas Berdych puede haberlo dicho mejor: "Es realmente como... fuegos artificiales en la pista".

 

Pero mientras que él emparejó una marca notable de triunfos (a Rafael Nadal en Wimbledon en 2014; a Roger Federer en Madrid en 2015; triunfos sobre Top 10 como Richard Gasquet, Tomas Berdych y Gael Monfils en 2016), él también podría aparentemente desaparecer por momentos. Buscábamos más consistencia, pero, de alguna manera, nos dejó queriendo más.

Kyrgios
VEA LA ENTREVISTA A KYRGIOS
© Jared Wickerham/BNP Paribas Open

"Él tiene un nivel e intangible que lo llamaría casi un 'entrenable'", dijo el comentarista de ESPN Brad Gilbert. "Cuando él está jugando contra estos increíbles oponentes, en realidad creo que está más relajado. Creo que a veces lucha cuando está en las canchas de fuera y jugando con rivales menores. No hay nadie cerca de su nivel de talento físico. Usted le da un quiebre temprano y él es más cercano a un 25 para abajo. Pero la madurez y el estar metido en el partido es algo que está buscando".

 

El BNP Paribas Open 2017 puede ser recordado como el torneo donde realmente comenzó a aunar esa coherencia. Después de todo, llegó a Indian Wells después de eliminar al No. 2 del mundo, Novak Djokovic en Acapulco. Y en la cuarta ronda, el serbio lo bajaría por segunda vez, disparando 14 aces y controlando el partido de principio a fin con una victoria por 6-4, 7-6 (3). Ahora tendrá otra oportunidad con Federer en los cuartos.

 

Podrá ganar, pero la ausencia de entrenador pareciera ser un mejor espacio para Kyrgios acá en el desierto.

VEA: EL HOT SHOT DE KYRGIOS

"Creo que está empezando la práctica, supongo", dijo. "Cada vez que voy al campo de práctica, trato de ser positivo, tratar de divertirme, no ser demasiado duro conmigo mismo. Estaba en un lugar bastante oscuro. A pesar de estar en el puesto 13 el año pasado, no estaba en un buen lugar mentalmente. Me estaba derribando. Un poco de eso es tener a mi novia [jugador de la WTA Tour Ajla Tomljanovic] de vuelta en el circuito. Va a ser impresionante verla cada dos semanas. Mi madre [Norlaila] está aquí. Sólo estoy tratando de mantenerme feliz y tratar de disfrutar de mi tenis un poco".

Kyrgios
© Billie Weiss/BNP Paribas Open

"Hacia el final del año pasado, sólo iba a lugares y temía ir, realmente sentía miedo de ir a torneos", continuó. "No quería practicar, no quería hacer realmente nada. Tuve un preparador físico por un tiempo, pero fue duro, porque mi equipo estaba motivado, pero yo no lo estaba".

Luego vino el Abierto de Australia de 2017. El originario de Canberra aventajaba por dos sets a cero y permitió que el italiano Andreas Seppi le arrebatara la victoria por 1-6, 6-7(1), 6-4, 6-2, 10-8.

 

"Estaba en un lugar oscuro, no quería jugar", dijo Kyrgios, reflexionando sobre las consecuencias de esa derrota decepcionante. "Iba a tomar un descanso para ¿quién sabe? Estaba hablando con mi equipo y les decía; 'No puedo jugar más'".

“Kyrgios”
VEA FRENTE A FRENTE KYRGIOS VS FEDERER
© Jared Wickerham/BNP Paribas Open

Después del torneo, Kyrgios pasó una semana lejos de las pistas con Tomljanovic. Fue entonces cuando recibió una llamada de Lleyton Hewitt, quien le pidió que jugara la Copa Davis. En febrero, Kyrgios aportó con un punto al triunfo de Australia sobre la República Checa, por 4-1, en el Kooyong Lawn Tennis de Melbourne.

 

"Eso fue lo mejor que pude haber hecho: volver y estar con los muchachos. Y encontré algo de placer practicando de nuevo. No sé qué pasó. Algo cambió y ahora estoy disfrutando de nuevo. Todavía hablamos a ese día con todo el equipo de la Copa Davis. Creo que eso me ha ayudado más. Tener algunas personas a mi lado. Esa ha sido la clave".

 

"Nick es un tipo diferente de hombre. Tiene un enfoque diferente del juego ", dijo Chris Evert, de ESPN. "Recuerdo que hace un par de años él dijo que no le gusta jugar al tenis. Realmente, en el fondo, creo que le gusta el juego, pero no le gusta especialmente la atención o lo que sucede a su alrededor. Creo que es básicamente un tipo tímido, lo creas o no".

"En cuanto a conseguir un entrenador, si no está en la mentalidad correcta, ya que parece que no está en la mentalidad adecuada para conseguir un entrenador, no debe ir por uno", agregó Evert. "Creo que tiene que ser en sus términos. Tiene que estar listo. Tiene que asumir el compromiso. Tiene que asumir la responsabilidad de ganar y perder y, probablemente, aún no esté en ese punto. Denle tiempo al chico. Denle su espacio".

Kyrgios
© Billie Weiss/BNP Paribas Open