Juego Mental: La Concentración de Stan Wawrinka

© 2017 Jared Wickerham/BNP Paribas Open

Su dedo apuntando a su cabeza se ha transformado en el sello de Stan Wawrrinka. Es el gesto reflejo del suizo en los momentos importantes de los partidos difíciles, un recordatorio de que puedes tener todos los tiros, toda la técnica del mundo, pero lo que generalmente gana una batalla es lo que tienes dentro de la cabeza.

A solo un título de Wimbledon de completar el Grand Slam de carrera, el diestro se ha establecido como un feroz competidor que toma el control en los grandes escenarios. Pero lo que poca gente sabía antes de su campaña al título en el US Open 2016, es que por lo general tiene una lucha con sus nervios. En los momentos antes de entrar a la pista para enfrentar a Novak Djokovic, un partido que ganaría 6-7(1), 6-4, 7-5, 6-3, Wawrinka estaba tan estresado que temblaba y lloraba en el vestuario, buscando la guía de su entrenador Magnus Norman.

"Realmente estaba nervioso como nunca antes", dijo.

Wawrinka
READ: WAWRINKA EDGES THIEM

"Me ha pasado muchas veces. Como deportista, creo que todos nos ponemos nerviosos", reconoció Wawrinka en Indian Wells, donde en silencio se metió en semifinales del BNP Paribas Open. "Todos lidiamos de forma distinta con los nervios, la presión, esos momentos de estrés donde no te sientes bien físicamente. Todos los tenemos. Debes aceptarlo. Lidiar con ello. Lo más importante es aceptarlo. Una vez que lo haces lo puedes controlar y encontrar una manera de sentirte mejor. Eso hice en el US Open. Comencé a concentrarme en el tenis, en lo que debía hacer. Estaba en la final del US Open, de un Grand Slam. Eso significaba que estaba jugando bien. Si estás jugando bien, concentrándote en lo que estás haciendo en la pista, lo mucho que quieres ganar, entonces todas esas pequeñas cosas en tu cabeza, los pensamientos negativos, el estrés, desaparecen de a poco".

Wawrinka es sinónimo de un revés clásico con estilo a una mano, una de las armas más letales en el circuito. Pero en sus días de juvenil, le pegaba a dos manos. No fue hasta los 11 años que su primer entrenador, Dimitri Zavialoff, hizo el cambio. Al principio le costó. Perdía muchos puntos. Le tomó tiempo tomar fuerza. Pero eventualmente lo dominó. Al igual que su revés, el No. 3 del mundo dice que dominar los nervios también es una destreza que se puede aprender.

"Creo que yo soy el ejemplo que se puede lograr, porque no era tan bueno cuando joven", dijo. "Antes que comenzara a ganar esos partidos importantes, perdía muchos partidos 7-6 en el tercero o importantes partidos a cinco sets ante rivales top porque estaba nervioso. No sabía como enfrentarlos. Creo que hay muchas formas de aprenderlo. Lo más importante es conocerte, aceptarlo, tratar de ver lo que puedes hacer y cambiar, tener un gran equipo contigo. Tengo a Pierre Paganini, que conoce todo sobre mí, mi vida tenística, mi vida privada, mi trabajo físico. Me ayudó mucho durante todos esos años para intentar ser un mejor jugador. Tenía a Maguns, quien también me ayudó en un gran momento para mí. Me mostró cómo ganar un Grand Slam. Todas esas cosas pequeñas, por eso aprendí".

Entonar un revés sucede dentro de la pista. Pero cuando se trata de fortaleza mental, se logra de varias maneras. No hay manual.

"Creo que todos somos distintos", aseguró Wawrinka. "Creo que todos tienen que encontrar su manera de hacerlo. Para mí fue una mezcla de conversación, confianza de mi equipo y mucho entrenamiento en la pista. Es simple, por que al final del día eres tenista. Estás en la pista, tienes bolas y un rival al frente tuyo que te quiere derrotar. Si juegas mejor que él, tienes mejores chances de vencerlo. Todas esas pequeñas cosas te hacen entender mejor qué debes hacer en los momentos importantes".

Wawrinka pondrá a prueba esas destrezas en su próximo duelo ante el debutante en cuartos de final ATP World Tour Masters Pablo Csrreño Busta, a quien ha vencido en sus dos duelos previos.